Avisar de contenido inadecuado

¡VIVA EL PERU CARAJO!

{
}

 TAGS:undefined¡Carajo!, ¿una valoracion positiva o connotación negativa?, los eruditos en lingüística y la misma Real Academia lo consideran un sustantivo malsonante, pero cuando se exclama ¡Viva el Perú, Carajo!, no se quiere transmitir un sentido negativo, sino todo lo contrario, expresamos admiración y orgullo, es decir, funciona igual que la interjección viva de la frase citada.
Es normal que cuando se entone el Himno Nacional en una ceremonia x, solo se diga ¡Viva el Perú!, evitando la palabra carajo; ello no implica que podemos gritar a toda voz: ¡Viva el Perú, carajo! ya sea en la previa de un partido de fútbol o en cualquier otro contexto informal en el que se tenga la intención de exaltar nuestro amor por el Perú con esta frase.
                                           ¡VIVA EL PERU CARAJO!
Bueno, ha llegado el momento,
el momento esperado siglo y medio,
para que de la antigua vasija de mi canto
extraiga este grito de barro estremecido.
¡Viva el Perú Carajo!
Vivan las espumosas olas,
sobre las que llegó la historia de Dios
en totoras y velas desafiantes.
El océano largo y submarino
de infinitos profundos habitantes.
El voluptuoso cetáceo, las gaviotas,
las algas, el bonito y el humilde guanay
que ha digerido a millones de libras esterlinas
Este es mi mar, mis islas, mis arenas,
mis remos, mis atardeceres y mis redes.
¡Viva el Perú Carajo!
Viva el hombre de chullo que solo come camote y charqui
bebe jarros de chicha, repletos de tristeza.
Viva su poncho rojo, sus cansadas ojotas,
su lánguido charango, las ubres de sus cabras;
el seno prieto y duro de sus cholas,
su leche tibia, llena de amor y vida.
¡Viva el Perú Carajo!
Para tirar un carajo por mi patria,
he pedido prestada su cristina de dril a mi hijo Alberto
y en la hebra de luz de un blanco cabello
de mi finada madre, lanzo un sonoro grito
que me nace de las venas,
con estruendo de vida,
clarinada del alba al cielo puro.
Para tirar un carajo por mi patria,
he levantado en sedición a las palomas,
garras de cóndores son ahora sus patas,
otrora delicado pistilo hoy convertido en lanza.
Este niño que toca una corneta en los desfiles de julio,
es Juan Mariño, es hijo de la estera, del barro y de la caña brava.
Es Juan Mariño, hijo de la barriada
sobrino del triciclo, primo del anticucho.
Sobre el lomo del cerro tirita frígido, tiene hambre,
en las manos y en las tripas
y aunque sólo es dueño de su uniforme comando,
es Juan Mariño, el que toca una corneta
en los desfiles de julio.
Para tirar un Carajo por mi patria,
préstame Juan Mariño la trompeta,
tu trompeta de bronce retumbante,
quiero lanzarle al mundo
un coro de trompetas.
¡Viva el Perú Carajo!
¡Viva el Perú!, mi patria,
sobre todo este rectángulo
que es mi única propiedad sobre la tierra,
donde los huesos de mi madre
dicen aun sus rezos preferidos,
sus preocupaciones.
¡Viva el Perú!, mi patria,
la de mi hijo, de mis amigos buenos,
la mujer que me ama,
mi provincia, mi derruida casa.
Y cuando los diarios digan:
el Perú perdió en fútbol,
el Perú país pobre,
vino otro terremoto,
se secaron los ríos,
se enlodan los políticos,
bajó el sol, se perdió la cosecha,
repicaremos desde el fondo de los huesos,
el grito poderoso de los hombres de esta tierra,
cargada de coraje y de optimismo para decir;
como si arrojáramos balas:
¡Viva el Perú Carajo! ¡Viva el Perú Carajo!
¡Viva el Perú Carajo! ¡Viva el Perú Carajo!
¡Viva el Perú Carajoooooooo!

 

{
}
{
}

Comentarios ¡VIVA EL PERU CARAJO!

Tranquilo Jorge
Gonchi Gonchi 14/10/2017 a las 16:50

Deja tu comentario ¡VIVA EL PERU CARAJO!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre